domingo, 10 de julio de 2016

EL TESTIGO

            Un día estaba caminando por la calle, cuando iba un carro rápido e iba directo a mí. Traté de ir al andén, pero no alcancé y me atropellaron, aunque vi que el conductor trató de no darme.

            Cuando desperté estaba en un salón blanco, y me dijeron que no me sucedió nada grave, aunque fue un fuerte golpe en el estómago. Me dieron un medicamento y oí que me daban de alta en tres días. Pensé en una gran eternidad, pero traté de no aburrirme, mirando a la ventana, que daba al bosque. Miré un bosque no muy espeso, en el que no había nada interesante, y en un ataque de rabia, di un golpe en el borde de la ventana y mi reloj se deslizó por el bosque. Luego miré a donde cayó el reloj y vi que un sujeto lo cogió. Después, se fue caminando y vi que un policía se le acercaba. Parecía que el que tomó mi reloj era un prófugo, por la discusión, luego vi que el tipo saca una pistola y dispara cuatro veces al policía y murió. Yo también me morí (del miedo y de horror), y lancé un chillido. El tipo miró hacia arriba, me vio y ahí mismo metí mi cabeza en la ventana. En los tres siguientes días no volví a sacar la cabeza.

            Cuando salí, le dije a mi mamá lo que vi y no me creyó; creí que si no decía nada, el tipo me buscaría y me mataría. Traté de avisar a la policía que el tipo pasaba por el bosque. No me creyeron, pero insistí más de cuatro veces, así que fueron para que yo viera que estoy loco. Les dije que se escondieran en algunos arbustos y esperaran entre las 3:00pm y 4:00pm. Efectivamente, los policías atraparon a cuatro personas parecidas y me pidieron que viera quién era el culpable. Todos eran bastante iguales, pero vi que uno de ellos tenía mi reloj. Lo señalé y les dije que ese era mi reloj, se los probé porque lo tenía marcado en la pulsera y les mostré la memoria del reloj y les mostré por los nombres de mis amigos.


            Efectivamente, esos cuatro eran de una banda de pandilleros ladrones que robaban almacenes. A todos les pusieron cinco años de cárcel, por haber asesinado tres policías, contando al que yo vi. Ahora vivimos en otro país y todo esto sucedió cinco años pasados y vivo feliz con mi familia.

1995

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada